Selección Argentina

San Palermo: 11 años de una noche histórica

Seguramente pocos recuerden el 10 de Octubre del 2009 si sólo hablásemos de esa fecha, pero si nos ponemos en el contexto correspondiente, si hay algún recuerdo del partido entre Argentina y Perú por las Eliminatorias, todos conduciríamos al «gol de Palermo bajo la lluvia en el final».

La Selección comandada por Diego Armando Maradona necesitaba ganar para depender de sí misma y en la próxima fecha visitar a Uruguay. El encuentro ante Perú parecía uno más. Gonzalo Higuaín abre el marcador en el comienzo de la segunda parte y hasta el final del partido no hubo situaciones relevantes.

En el minuto 90, Hernán Rencifo iguala el partido de cabeza y deja a miles de argentinos atónicos por lo ocurrido en El Monumental. Cuando uno decide fanatizarse del deporte o precisamente del fútbol, debe saber que el sufrimiento y luego el desahogo es parte de ello, y así ocurrió.

En el minuto 47 del segundo tiempo, en una noche donde la fuerte lluvia era la protagonista, el goleador histórico de Boca, Martín Palermo, empujó la pelota con su zurda mágica, luego de una serie de rebotes dentro del área para luego darle el gozo y regocijo al pueblo argentino.

La emoción y sensación de cada uno habla por si sola cuando vimos el gol agónico del Titán y lo que pasó segundos después. Un Diego Maradona zambullido en el césped inundado y un Martín Palermo totalmente en cuero con la mirada al cielo y los brazos abiertos. La persona más feliz del mundo en ese instante fue argentina, fue el mismísimo Palermo, donde la humildad y el trabajo les dio una gran recompensa en una situación de elevada desesperación.

Después del festejo, de la emoción, de saber que lo que estaba pasando no era fruto de la imaginación, sino que era la realidad misma, todos los argentinos esperábamos las palabras del protagonista del encuentro. «Fue una noche increíble. Creo que de todos los partidos que jugué a lo largo de mi carrera, nunca hubo tanto viento, tanta lluvia y tanta emoción. Me siento un privilegiado. Yo estaba en el banco. En el primer tiempo, se dio un 0-0 malo. Y cuando estoy yendo al vestuario, Diego me hace calentar. Y me dijo: ‘Mirá que vas a entrar, aprovechá esta oportunidad'», declaró Martin en «Alma de Potrero», programa emitido por DirecTV Sports.

La emoción es tanta que muchos no conocen un detalle que Palermo dio a conocer. Luego de algunos años del partido, el ex jugador de Boca, recuerda un momento afortunado. «De todo el revuelo que se arma, la pelota le terminó cayendo al hermano de mi señora. Cuando voy a saludarlo, lo veo que estaba con una pelota debajo del brazo. Le pregunté: ‘¿Y esa pelota?’. Me respondió: ‘Me cayó después del gol, no sé cómo’. Así que, Tengo la pelota en mi casa guardada como recuerdo, una anécdota increíble. Fue una felicidad enorme volver a reencontrarme con el hincha argentino después de esa marca maldita de los tres penales», afirma el delantero para sumarle otro dato histórico para su vida afortunada.


Por Yael Cicchinelli (@CicchiYael)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba