Primera División>Crónicas de partidos

Boca venció a Banfield por penales y es el campeón de la Copa Diego Maradona

En definición por penales, luego del empate 1 a 1 en los 90′, el elenco de Miguel Ángel Russo se consagró campeón de la Copa Diego Armando Maradona y logró el título 70 de su historia. Edwin Cardona fue el autor de un golazo para el Xeneize, y el empate del “Taladro” lo marcó Luciano Lollo. En los penales, Jorge Rodríguez de Banfield falló su penal y Boca tuvo 100% de eficacia; Julio Buffarini fue el encargado del último remate que le dio la Copa al club.

El primer tiempo encontró a Boca manejando la pelota y los ritmos del partido, Banfield esperó en su campo y buscó salir rápido cuando pudo aprovechar errores en salida de la defensa Xeneize, o de contragolpe luego de algún ataque que Boca no finalizara correctamente.

Se hizo eje del equipo Cardona, arrancando desde izquierda con la variante de continuar el ataque por ese sector con Emanuel Más, bien predispuesto para pasar por afuera en un par de ocasiones y también cuando buscaba con su perfil derecho hacia el centro intentando asociarse con Mauro Zárate o buscando el pivote con Wanchope Ábila.

El otro jugador que mostró algo de desequilibrio en el ataque de Boca fue Sebastián Villa, siempre veloz para encarar a su marcador y llegar al fondo para centrar buscando a un compañero o rematar directamente. De hecho, lo más peligroso para el arco de Banfield en esta parte fue un remate cruzado del delantero colombiano que salió apenas desviado.

Por el lado del Taladro, hubo mucha atención para cubrir espacios y cerrar circuitos de juego para neutralizar los intentos de Boca. Una jugada asilada que nació desde un córner terminó con un fuerte remate de Martín Payero que se fue por arriba del arco de Esteban Andrada y un par de contraataques que no llegaron a inquietar al arquero xeneize.

En la segunda parte, parecía se invertían los roles, con Banfield manejando el balón en campo contrario y Boca esperando al rival, aunque no se presentaban jugadas de gol en los arcos.

Cuando se cumplieron 15 minutos ingresó Diego “Pulpo” González en Boca y desde sus pies nació el gol que abrió el encuentro. El volante abrió la pelota a la izquierda en búsqueda de Cardona, el colombiano encaró hacia el centro para encontrar su mejor perfil y tras adelantar unos metros la pelota disparó un misil contra el arco de Arboleda que no pudo hacer nada para contener el remate. Luego de la celebración, el autor del gol tuvo que ser reemplazado por una molestia en el aductor; en su lugar ingresó Eduardo Salvio.

Más allá de un par de remates de tiro libre de Payero que se fueron desviados, el partido parecía controlado para Boca, pero cuando iban 41 minutos el árbitro Facundo Tello cobró una inexistente falta de Emanuel Más que le valió su segunda amarilla y dejó al Xeneize con 10. Y como si fuera poco, en un gran esfuerzo para tapar un remate, al “Pulpo” González le quedó enganchada la rodilla con el campo de juego y no pudo continuar. Boca quedaba con 9 ya que no tenía más modificaciones luego de los ingresos Carlos Tevez y Alan Varela en lugar de Ábila y Mauro Zárate.

Javier Sanguinetti, técnico de Banfield, mandó a la cancha a Mauricio Asenjo de 1,87 de altura para buscar con centros la igualdad del encuentro y esta búsqueda finalmente tuvo éxito. Cuando quedaba un minuto para terminar el partido, el “Taladro” envió un centro cruzado al área de Boca, la bajaron de cabeza y apareció Luciano Lollo con un testazo cruzado para anotar el agónico empate. Se cumplió esa vieja ley del fútbol que reza “dos cabezazos en el área son gol”.

Fue final y se venían los penales. Los jugadores de Boca terminaron muy enojados con Tello y fueron a reprocharle especialmente la roja a Más.

La definición en la tanda de penales fue pareja hasta el tercer turno de disparos. Tanto los encargados de Boca como del Taladro convirtieron sin problemas hasta que le tocó el turno a Jorge Rodríguez. El volante de Banfield remató fuerte, la pelota rozó el travesaño y se fue por arriba del arco de Andrada. Luego convirtieron Izquierdoz y Álvarez hasta que llegó la posibilidad de Buffarini para definir la serie. El lateral cordobés fue con confianza, tomó gran carrera y remató bajo y un poco cruzado para vencer a Arboleda y finalmente lograr la consagración en la Copa Diego Armando Maradona.

Boca nuevamente es campeón del fútbol argentino. Jugadores y cuerpo técnico se juntaron en un abrazo en el centro del campo y celebraron el título coronando un gran esfuerzo entre la exigencia de lo que fue disputar Copa Libertadores y campeonato, también sacándose un poco de la mufa que le quedó al equipo luego de la eliminación frente a Santos el miércoles pasado. Millones de boquenses felices que, aunque no pudieron estar presentes en el estadio, estarán festejando en todo el país y el mundo.

Otro título para las vitrinas del club, el número 70 para Boca que vuelve a coronarse en el fútbol doméstico y esperemos sea el punto de partida para una nueva temporada que volverá a exigir al Xeneize a que sea protagonista en todas las competencias que disputa como bien marca su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba