Copa Libertadores>Crónicas de partidos

Boca derrotó a Racing con goles de Salvio y Villa y se clasificó a semifinales de Copa Libertadores

El equipo de Miguel Ángel Russo le ganó 2 a 0 a Racing en la vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores con goles de Eduardo «Toto» Salvio y Sebastián Villa y avanzó por tercer año consecutivo a semifinales en esta competición.

El primer tiempo comenzó con un Boca muy enchufado desde la actitud, entendiendo la obligación que le imponía la desventaja que arrastraba del partido de ida. Líneas bien arriba, con los cuatro delanteros apretando la salida por debajo de Racing, Campuzano y el “Pulpo” González más la línea defensiva apoyando esa presión que buscaba no dejar salir limpio al equipo de Becaccece.

La presencia de Franco Soldano acompañando a Tevez plantó una clara diferencia con el partido de ida con la notoria búsqueda de llevar mayor presencia ofensiva en el área rival. Y justamente de la mano de Soldano llegó la primera jugada de gol del equipo, pelotazo largo de Lisandro López buscando la diagonal del ex Unión, quien picó habilitado rompiendo la defensa de Racing, y se fue de cara al arco rival sin mayor resistencia que el arquero Arias. Soldano adelantó un poco la pelota y llegó encimado ante la salida del arquero de La Academia quien logró contener el remate.

Poco a poco, el elenco de Russo fue encontrando sociedades, especialmente por izquierda con las subidas de Fabra junto a Sebastián Villa para la descarga necesaria con el objetivo de darle profundidad a los ataques o jugándose la personal. Un centro atrás del lateral colombiano encontró a Tevez en la puerta del área grande y este definió fuerte abajo pero una vez más el arquero de Racing logró despejar al córner.

Cuando promediaba la primera etapa, Boca sostenía el empuje y la búsqueda de imponerse en campo rival, un muy buen anticipo de Izquierdoz en ataque propicio del desborde por derecha de Leonardo Jara, quien envío centro al área para Villa que no pudo conectar plenamente, pero el rebote en el defensor de Racing dejó la pelota boyando en el medio y quien llegó de frente fue Salvio para cruzar el cabezazo y anotar el gol de Boca que igualaba la serie.

Luego del gol, Racing que parecía muy replegado en su campo, adelantó líneas pero no causó mayor peligro en el arco de Esteban Andrada, la única jugada del equipo de Becaccece en ataque surgió de una gran jugada por derecha del uruguayo Fabricio Domínguez, quien encontró por el centro a Melgarejo, este cruzó el remate de derecha pero salió desviado.

Boca intentó ampliar la ventaja; una buena jugada de Tevez, casi de arremetida hacia el arco rival, dejó un rebote para Sebastián Villa quien remató fuerte pero nuevamente Arias despejó al córner. La primera etapa mostró un Boca decidido, sin grandes ideas, pero ambicioso en el objetivo de revertir la serie.

En la segunda etapa, nuevamente Boca salió con todo el ímpetu para buscar el gol que le dé la ventaja. Buenos encuentros con Tevez como eje con el apoyo de Villa y Salvio por afuera, buscando terminar la jugada por adentro con Soldano o el volante de apoyo que llegara al área rival.

En los primeros 15 minutos, Boca logró hilvanar buenas jugadas de gol, Villa llevaba marcas por su sector y llegó al fondo en reiteradas ocasiones para habilitar a sus compañeros, pero fue desde el sector opuesto y de la mano de la figura del partido Eduardo “Toto” Salvio que llegó el desequilibrio. El ex Lanús recibió en borde de área y encaró a su marcador quien lo derribó y el juez del partido no dudó y pitó penal. Asumió la responsabilidad Sebastián Villa, remató fuerte, cruzado y anotó el segundo gol que le daba la clasificación a semifinales.

Con algunos cambios, Racing intentó revertir la situación, ingresaron Darío Cvitanich y Carlos Alcaraz buscando el gol que le diera la clasificación, pero La Academia no lograba conectar jugadas para inquietar el arco Xeneize. Luego ingresó Walter Montoya, para desnivelar por derecha, pero tampoco fue determinante para cambiar el rumbo del partido. Una jugada aislada del ex Central, encontrando a Alcaraz quien remató bajo y esquinado para un fácil control de Andrada fue lo más peligroso que logró Racing en todo el segundo tiempo.

Boca tampoco hizo mucho más, pero con la ventaja lograda buscó manejar el partido y neutralizar a un Racing que no llevaba demasiado peligro al arco Xeneize. Los ingresos de Cardona, Capaldo y Buffarini le dieron mayor aire al mediocampo y la defensa para sostener la ventaja y rubricar el pase a la siguiente instancia.

Llegó el final del partido y el 2 a 0 deja a Boca en semifinales de Copa Libertadores por tercer año consecutivo, y cierra un fin de año con objetivo cumplido, revirtiendo una serie que especialmente por la imagen que expuso en el partido de ida parecía complicada, pero deposita al elenco de Miguel Ángel Russo en una próxima instancia en búsqueda de la tan ansiada consagración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba